Realmente los estudios de fotografía no están a pie de calle desde hace mucho. Fue por el 1840 cuando se abrió en New York el primer estudio de fotografía con un fin comercial. A Europa se introdujo primero en Londres y poco a poco, con el paso del tiempo, en el resto de Europa.

En aquella época la fotografía fue todo un boom y cualquier persona quería ir a un estudio de fotografía. Esto sobre todo se extendió por las clases sociales más adineradas: por la burguesía europea. Y hasta hace relativamente poco podíamos ver en los hogares fotografías enmarcadas por las diferentes estancias de la casa. Fotografías de momentos especiales: bautizos, comuniones, cumpleaños, bodas, etc pero no mucho más.

Esto era así ya que en sus inicios las fotografías que se daban en los estudios eran muy especiales y caras. Sacar una única fotografía suponía un desembolso de dinero elevado. Sin embargo, con el avance de la tecnología hemos conseguido poder disfrutar de los recuerdos que suponen tener una foto y poner esto al alcance de todos. Y no solamente disfrutar de una única foto, sino de varias.

Es más, actualmente podrás hacerte una sesión de fotos en cualquier momento. No hace falta que sea uno especial. Y podrás tener tu propio book para guardar bien esos momentos.

Fotografías de estudio

¿Cuándo hacerte un book de fotos?

Te dejamos algunas ideas:

· Durante el embarazo: es uno de los momentos más especiales para una mujer y es una de las fotografías más reclamadas en los estudios.

Los reportajes de premamá podrás ser dentro de un estudio o se podrán hacer sesiones de exterior. Normalmente se intenta buscar la máxima naturalidad de la foto y por ello, si el tiempo lo permite, el exterior suele ser la mejor alternativa.

Además, no tienes porqué hacerte las fotos sola. Podrás estar acompañada de tu pareja, de otro hijo, de tu mascota o de cualquier persona que sea especial para ti.

· Preboda: es uno de los book en pareja más demandados. Al igual que ocurre con las fotos anteriores, éstas se podrán hacer en estudio o en exterior y las más bonitas son las exteriores. Hay lugares mágicos que harán que tengáis un recuerdo muy entrañable.

La temporada ideal para realizar este book de fotos es el invierno. En verano estar expuestos al sol puede hacer que la sesión no sea cómoda por el calor, el sudor, el pelo suelo, los insectos…

· Nacimiento de tu hijo: las sesiones de fotos cuando el bebé tiene semanas son muy especiales. El mejor momento para hacerlas es entre los 5 y 10 días después del nacimiento ya que a los 12 días (más o menos) tienen la primera crisis de crecimiento, suelen estar más irritables y la piel la tienen más sensible y escamada.

· Un regalo: hacer un book de fotos para regalar es ideal en épocas determinadas. Por ejemplo, en Navidad ya que después podrás regalar la foto a la familia o incluso hacer un calendario o una felicitación navideña con ella.